miércoles, 27 de julio de 2011

La reina Sofía asistió a la boda del Príncipe Rashid, primo del Rey de Jordania

Foto de familia
Pocas bodas consiguen reunir a tantos Reyes y Príncipes como la que se ha celebrado este fin de semana en Ammán. Y eso que el novio no es ni Jefe de Estado ni Príncipe Heredero, sino primo del Rey Abdalá de Jordania. La boda que ha logrado reunir a tantas Familias Reales, casi todas europeas, ha sido la del Príncipe Rashid bin al Hasan con la atleta olímpica Zeina Shaban. La ceremonia se celebró el pasado viernes en el Palacio Real de Basman en un ambiente de absoluta privacidad. De España asistió Su Majestad la Reina, acompañada por su hermana, la Princesa Irene, y su cuñada, la Reina Ana María de Grecia.
A la ceremonia también asistieron el marido de la Reina de Inglaterra, el Duque de Edimburgo; la Reina Noor y los Reyes Abdalá y Rania de Jordania; el Rey de Bahrein, los Príncipes Victoria y Daniel de Suecia, los Príncipes Constatino y Laurentien de Orange-Nassau y el Príncipe Lorenzo de Bélgica. De Luxemburgo asistieron los cuatro hermanos del Gran Duque, la Archiduquesa María Astrid y los Príncipes Juan, Margarita y Guillermo, entre otros. Además, acudió la Princesa de Tirnovo, Miriam Ungría, esposa de Kardam de Bulgaria. Su marido sufrió un grave accidente de tráfico hace casi tres años del que sigue luchando por recuperarse. El novio, Rashid, de 32 años, que es capitán de las Fuerzas Armadas jordanas, es hijo del Príncipe Hasan bin Talal, tío de Abdalá II, quien ostentó el título de Príncipe Heredero de Jordania durante el Reinado del fallecido Rey Husein, padre del actual Monarca.
La novia, de 23, fue la atleta abanderada de Jordania en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. También participó en los de Atenas 2004, en ambas ocasiones en la especialidad de tenis de mesa. Se trata del tercer atleta olímpico que ha pasado a formar parte de una Familia Real en los últimos años, después de Iñaki Urdangarín, marido de la Infanta Doña Cristina, y de Charlene Wittstock, ahora Princesa de Mónaco.