martes, 13 de septiembre de 2011

Victorio & Lucchino: "El vestido de Cayetana irradiará juventud"



Más de 30 años unidos en su firma de moda y, desde hace cuatro, matrimonio oficial, es tiempo suficiente como para conocerse perfectamente y saber lo que esperan de la vida. Hoy, José Víctor Rodríguez Caro y José Luis Medina del Corral, Victorio & Lucchino, son conscientes de que están en el punto de mira de todos por el vestido de novia que preparan en su taller sevillano para la duquesa de AlbaGuardan celosamente el secreto, pero hablan claramente sobre Cayetana y su historia de amor con ellos.

Hoy Corazón: La actualidad manda y empezar por el vestido de novia de Cayetana Alba es ir directa al grano. Después del traje nupcial de Letizia Ortiz, seguramente, el de la duquesa sea el que más espectación ha levantado. 
José Luis Medina:
 Estamos impresionados. Tener la puerta llena de prensa no es algo a lo que te acostumbras. La suerte que tenemos es que vivimos en nuestro mundo, como en una burbuja, y no somos conscientes de lo que provocamos en el exterior. Es mejor así, porque si no, añadiríamos estrés a nuestro trabajo. 
H.C.: En la tercera juventud que está viviendo, Cayetana ha cambiado su guardarropa. Le divierten las firmas juveniles y se ha hecho incondicional de sus diseños para los grandes acontecimientos. ¿Cuándo empezó su relación?
José Víctor Rodríguez:
 Hace casi 30 años. La mayor alegría fue que acudiera a nuestro primer desfile en Madrid. Fue muy bonito. En el sur,  la queremos mucho y supuso todo un gesto apoyarnos cuando aún no éramos conocidos fuera de Sevilla. Uno de sus primeros encargos fue para acudir a una boda. Después se hizo una habitual e, incluso hoy, también compra nuestra segunda línea, más juvenil. Siempre hemos tenido una relación muy cariñosa
H.C.: ¿Saben qué hace con la ropa?
J.L.M.:
 Supongo que regalará muchas cosas, porque es muy generosa y solidaria. Ayuda a cuantos la requieren y se entrega a los demás.
H.C.: ¿El vestido es un encargo de una clienta o un regalo que le hacen por su boda?
J.V.R.: 
Es un encargo que la duquesa de Alba nos ha hecho.
H.C.: No van a desvelar el secreto del vestido, pero sí puedan dar unas pinceladas...
J.L.M.:
 Queremos que sea un diseño muy coherente con su espíritu, un vestido que irradie juventud, pero en sintonía con ella. Tendrá su dosis de estilo y estética, pero también el aire desenfadado, hippy chic, que tanto la caracteriza. Como joyas, llevará unos pendientes.
H.C.: Sus vestidos de novia triunfaron rotundamente con el que diseñaron para Carmen Solís Tello. No se recuerda una novia más guapa y mira que ha habido bodas este año...
J.L.M.:
 Nos quedamos impresionados con la sensación que produjo. Cuando la novia llegó a la iglesia, hubo una aclamación. Incluso los hombres, que nunca comentan estas cosas, no pararon de decírnoslo durante el banquete. Carmen Solís es una maravilla, una niña muy dulce, además de guapísima. Ella se entregó totalmente y trabajamos muy felices.
H.C.: También han diseñado joyas, decorado hoteles, creado perfumes y realizado el vestuario de películas y obras de teatro. ¿Con qué nos sorprenderán próximamente?
J.V.R.:
 Hay un proyecto muy interesante de decoración del que pronto hablaremos. El creador de moda siempre ha estado capacitado para más cosas. Chanel marcó un estilo, Valentino, también, Lanvin, Armani...
H.C.: ¿Tienen la sensación de haber perdido algún tren por quedarse en Sevilla?
J.L.M.: 
Tenemos el convencimiento de que nos hemos quedado en la estación adecuada. Sabemos que si hubiéramos estado en otro sitio, hubiéramos tenido un éxito internacional, pero nuestra calidad de vida, la dulzura que hay aquí, la luz y el color de esta ciudad nos compensan de todo. Solo se vive una vez y es muy importante no levantar nunca los pies de la tierra. Hacemos la vida social justa y enseguida nos refugiamos en el campo, donde cargamos las pilas.