viernes, 26 de agosto de 2011

LA TERCERA BODA DE LA DUQUESA DE ALBA

El próximo mes de octubre Cayetana de Alba contraerá matrimonio por tercera vez. La duquesa cumplirá su deseo de casarse con Alfonso Díez en Sevilla. A pesar de sus 85 años, Cayetana, que siempre se ha definido como una mujer apasionada y con carácter, no renuncia al amor, ya que como bien ha dicho en más de una ocasión "en la vida hay que dejarse arrastrar por la propia pasión de vivir y ser feliz". 
A diferencia de su primer enlace con Luis Martínez de Irujo, esta será una boda celebrada en la más estricta intimidad y a la que acudirán entre veinte y treinta personas, entre ellas sus hijos y sus respectivas esposas, sus antiguas nueras y su yerno, tal y como se ha referido a Francisco Rivera, exmarido de Eugenia Martínez de Irujo, al que siempre ha tenido un gran cariño. Pero, al igual que en su boda con Jesús Aguirre su padrino será su hijo Carlos Fitz-James Stuart, duque de Huéscar.
Cuando apenas falta poco más de un mes para la que será su tercera boda, hacemos un repaso por los anteriores enlaces matrimoniales de la duquesa de Alba.



Boda con Luis Martínez de Irujo
Jacobo Fitz-James Stuart, XVII duque de Alba, tiró literalmente la casa por la ventana para casar a su única hija y heredera, Tana la duquesita de Montoro, como se referían a ella las crónicas de sociedad de la época. Era 1947 y a Cayetana Fitz-James Stuart se la calificaba como "la segunda novia más apetecible de Europa" tras la otra novia del año, la princesa Isabel, futura reina de Inglaterra. De la boda se hicieron eco los diarios internacionales Liberation, New York Times, Daily Mail, Telegraph Los Angeles Times y se estima que costó unos veinte millones de pesetas. Una más que considerable fortuna en la España de 1947.

La cita era en Sevilla y en octubre. La ceremonia que uniría en matrimonio a la futura duquesa de Alba con Luis Martínez de Irujo, hijo del duque de Sotomayor, se celebró el 12 de octubre de 1947 ante el altar mayor de la catedral, privilegio concedido por el arzobispado. Los padrinos eran los condes de Barcelona que al estar exiliados fueron representados por el duque de Alba y la duquesa de Almodóvar del Río. El banquete tuvo lugar en el palacio de Dueñas y asistieron dos mil quinientos invitados. Cincuenta cocineros, a las órdenes de veinte chefs y seis jefes pasteleros, trabajaron sin descanso toda la noche para servir el extraordinario banquete nupcial. Del cóctel se encargó el mítico Perico Chicote, el mejor barman del momento, que tuvo a cincuenta camareros ayudándole.

La novia llevaba ese día un vestido de raso natural blanco con encaje de Bruselas antiguo, velo de tul y la impresionante diadema de brillantes que perteneció a la emperatriz Eugenia de Montijo y que fue la que prestó a su hija para su boda con Francisco Rivera.





Boda con Jesús Aguirre en Liria Totalmente distinta fue la boda de la duquesa de Alba con Jesús Aguirre Ortiz de Zárate el 16 de marzo de 1978, seis años después del fallecimiento de Luis Martínez de Irujo. Tanto la ceremonia eclesiástica como el banquete tuvieron lugar en el palacio de Liria y todo se celebró en la más estricta intimidad. Sólo asistieron la familia de la Casa de Alba, un lugar destacado fue para los seis hijos de la duquesa, y la madre del novio. El padrino fue el hijo mayor de Cayetana, Carlos, duque de Huéscar, y la madrina, la madre del novio, Carmen Ortiz de Zárate. La sociedad, escandalizada, no entendía que Cayetana se fuera a casar con un ex sacerdote... Y los amigos del ex sacerdote, no podían creer que él fuera a casarse con Cayetana, la gran duquesa. Se habían conocido sólo unos meses antes en Marbella en el chalé de los duques de Arión, aunque en aquel primer encuentro apenas se fijaron el uno en el otro.