miércoles, 25 de abril de 2012

Tendencias en vestidos de Fiesta Primavera 2012



Tendencias en vestidos de Fiesta Primavera 2012. Este año, no vale la discreción. La primavera viene cargada de encajes, plisados y metalizados que llenarán de fantasía las innumerables celebraciones de la temporada.



En una de las épocas del año de mayor vida social, con innumerables enlaces a la vista hasta que finalice el verano, hacerse con el atuendo perfecto para cada uno de ellos puede parecer harto complicado. Sin embargo, acertar es tan fácil como conocer las tendencias que triunfan esta temporada y adaptarlos al estilo de cada una.
De cóctel
Un clásico para los eventos de mañana. Siempre por debajo de la rodilla, esta primavera triunfan con estética 50s: marcando cintura y con falda de vuelo. Se trata de una apuesta 100% segura por su comodidad y porque le funcionan a todo tipo de cuerpo.
De encaje
El tejido estrella. Su ambigüedad –a medio camino entre sugerente y naif- lo hace muy sexy para cualquier momento del día. No se ciña al blanco o negro. Esta primavera se lleva sobre todo en tonos empolvados: desde el clásico y más lencero nude al menta –el color it de la temporada-, el azul cielo o, si prefiere más oscuro, el coral.
Plisados
El vestido Delphos que Mariano Fortuny creara a principios del siglo XX ha servido de inspiración a muchos diseñadores para llevar a cabo sus colecciones y los vestidos de fiesta se han llenado de plisados de todo tipo –desde los más delicados a otros más rotundos y arriesgados-. Nota: se trata de un diseño que añade volumen allí donde lo apliquemos.
Flappers
La novela “El gran Gatsby”, de F. Scott Fitzgerald y su interpretación en el cine por Mia Farrow siguen siendo una de las estéticas favoritas para las ocasiones más especiales. Vestidos holgados que se ajustan por debajo de la cadera, sugerentes escotes y transparencias y, sobre todo, mucha pedrería y flecos que conceden un movimiento formidable al andar femenino, como si bailara.
Metalizados
Si quiere no pasar desapercibida, la clave es el “Little Metallic Dress”. Sin embargo, no todo vale. Deje los dorados o plateados para los accesorios porque, en cuanto a los vestidos, lo que se lleva son brillos más sutiles, en nude, malvas, platas o grises. Una opción más relajada y muy favorecedora de la que probablemente tarde más en cansarse.
Volantes
No se trata de darle un toque flamenco a su atuendo sino de hacerse con volúmenes arquitectónicos, con tejidos ricos de mucho cuerpo, que añadan a su vestido un toque arty de mujer interesante.