domingo, 3 de junio de 2012

Claves para que tu boda sea económica

Será uno de los días más entrañables de tu vida, uno de los que permanecerá en tu memoria, donde depositarás todas tus ilusiones, por eso quieres que salga todo perfecto. Sin embargo, con los tiempos que corren celebrar una boda 'por todo lo alto' puede suponer un duro varapalo para tu bolsillo. Por ello, ahora, más que nunca, los consumidores quieren estirar al máximo su presupuesto y no perder ni un euro cuando compran un producto o contratan un servicio.

"Hay que ser racional con los gastos. Muchas personas pueden entregarse a importantes deudas o a la necesidad de contratar préstamos para realizar un acto por encima de sus posibilidades económicas. CECU recomienda a las parejas hacer una evaluación seria de sus circunstancias para ajustar el acto a su economía", afirman desde la confederación de consumidores y usuarios.

Así, en los últimos meses portales de internet de venta de artículos de segunda mano han visto como se ha incrementado el número de transacciones relacionadas con la celebración. “Durante el primer trimestre de 2012 todos los anuncios relacionados con bodas, desde la compraventa de vestidos a contratación servicios, trabajos o espacios, han aumentado un 85% en relación al mismo período del 2011”, afirman desde eBay.

Para conseguir estirar al máximo el presupuesto hay que tener en cuenta una serie de precauciones que ayuden a que todo salga como debe y a que, en caso contrario, podamos reclamar y conseguir una compensación. De este modo, CECU considera clave tener en cuenta estos aspectos

- Concretar por escrito las fechas de entrega de los trajes (novia, novio, padrinos…) con cierta antelación. Esto nos permitirá poder reclamar si por algún motivo el retraso es excesivo. También es importante que quede claro qué ocurre si finalmente la boda no se lleva a término ¿hay posibilidad de devolución de los trajes? Igualmente, hay que precisar, por escrito, tanto el vestido o traje que compramos como los complementos del mismo, de cara a que no se imputen gastos adicionales.

Desde eBay Anuncios recuerdan que existe también la opción de comprar el vestido de segunda mano y es que esa tradición de guardar indefinidamente el traje de novia en el armario parece que tiende a desaparecer. Así, desde el portal aseguran que "durante el primer trimestre de 2012 se publicaron un 45% más de anuncios de vestidos de novia que el mismo período del año pasado". De este modo, si en una tienda de calle el precio del vestido oscila entre los 500 y 1.600 Euros, las mujeres que revenden sus trajes lo hacen generalmente a unos precios muy por debajo de la media.

- Estudiar varias ofertas a la hora de elegir el lugar de la celebración y no dejarse llevar por los regalos o descuentos que nos puedan ofrecer en un primer momento, ya que, por lo general, se suelen pagar en el precio del menú. Antes de efectuar la reservahay que informarse bien de lo que incluye el precio del cubierto (ya que puede incluir la decoración del salón, las minutas…), así como los platos y la posibilidad de elegirlos o de hacer cambios. Además, es interesante formalizar el contrato por escrito con las condiciones y realizar una prueba previa del menú.

- Respecto a la barra libre que suele realizarse tras el banquete, debemos concretar las condiciones: marcas y tipos de bebidas, las horas que estará abierta, la forma de pago (puede ser una cantidad fija por asistente, previamente establecida, o bien en función de las consumiciones que se efectúen)… También hay que recordar que tanto la orquesta como el disc-jockey pueden incluir en la factura los derechos de autor de la música.

- En el caso del reportaje de fotos y vídeo, debemos precisar con la empresa el precio, número de fotos, tipo de álbum, tiempo del vídeo… así como la propiedad de los negativos (en el caso de la fotografía analógica) o de los archivos de alta resolución (si las fotos son digitales). En principio, el fotógrafo es el propietario de las fotos, aunque se podría acordar que nos fuesen entregados con posterioridad. También hay que recordar que no se puede imponer a los novios (como ocurre en determinadas iglesias o restaurantes) la contratación de un determinado profesional para hacer el reportaje, ya que esto vulnera la normativa y el derecho del usuario a elegir quién le presta el servicio.

- Asimismo, aunque es cada vez más habitual crear una cuenta bancaria donde los invitados realicen un ingreso como regalo, es interesante señalar que existen diversas formas de realizar las listas de boda. La más común es aquella en la que los noviosdeterminan una serie de regalos y los invitados eligen el que compran, con el inconveniente de que los obsequios tendrán que ser retirados dentro de un plazo tras el cual el establecimiento les podrá cobrar su almacenaje. Otra de las opciones es que los invitados depositen una cantidad de dinero en el establecimiento donde los novios abren la lista y, posteriormente, la pareja gaste la suma de todas las aportaciones en aquello que más les interese. En este caso, el problema es que el plazo para elegir los regalos puede caducar (en algunas tiendas es de sólo tres meses), por lo que los novios pueden verse en la situación de tener que adquirir, sin poder pensarlo, productos que en realidad no necesitan. Es importante, por tanto, aclarar las condiciones de la lista de bodas e incluso firmar un contrato que recoja cómo se actuará en las circunstancias anteriores.

- En cuanto al viaje de bodas, generalmente, los novios optan por viajes combinados organizados que les permiten una mayor comodidad al no tener que estar pendientes de alojamientos, excursiones… En este sentido, es recomendable comparar las diversas ofertas, atendiendo tanto a los precios como a los servicios ofertados. Es fundamental que la agencia disponga de programas o folletos con información completa y precisa sobre los viajes. Este folleto no sólo ha de solicitarse, sino que debe conservarse hasta el regreso, ya que en caso de que no se haya prestado alguno de los servicios publicitados podrán exigirse incluso aunque no vengan en el contrato. Una vez decidido el destino, ha de firmarse un contrato por escrito en el que se recojan, entre otros datos, los destinos del viaje y periodos de estancias, medios y categorías de los transportes, fechas y lugares de salida y regreso, circunstancias del alojamiento, excursiones u otros servicios incluidos, nombre y dirección del organizador y del detallista (y del asegurador, en su caso), así como el precio del viaje. También hay que recordar que en caso de incumplimiento de alguna de las partes contratadas los usuarios podrán reclamar a su regreso ante la propia agencia de viajes, independientemente de que el problema haya podido venir del mayorista. También puede ser bueno interesarse por un seguro de viaje y tener muy claras las coberturas que incluye (por ejemplo, para retrasos, cancelaciones…).